domingo, febrero 01, 2009

Conversando con Musil


-Lo que parece sorprendente, es la vigencia de su obra hasta estos días, señor Musil.
-La verdad, ni yo me lo explico.
-¿Por qué el titulo “El hombre sin atributos” para una de sus obras más conocidas?
-Como la mayoría de las cosas que emprende el ser humano, hay mucho de azaroso en el titulo. Sin embargo, debo reconocer que la gran potencialidad intelectual del personaje o como señalo en los primeros capítulos, la cantidad de atributos que éste posee, me sedujo para ponerlos de una manera paradójica. Se le podría criticar a Ulrich, de una falta de objetivo en su vida.
-Usted, nació en el último decenio del siglo diez y nueve, por lo que fue testigo de una de las etapas más importante en el desarrollo de la humanidad, la cual incluye las dos guerras mundiales ¿Cree, usted, que esta obra representa o muestra el desconcierto de la sociedad ante estos cambios?
-Cuando miro los encuentros bélicos ocurridos durante aquel periodo, lamentable para la humanidad, da la impresión que más bien se trató de una sola guerra, con una tregua inusualmente extensa. Pero contestando a su pregunta: Obviamente la brutalidad de una guerra como la vivida por aquella sociedad, marca o deja su impronta de muerte a todo empeño creativo, desde lo individual a lo colectivo. Mí obra no puede estar exenta de esta verdad, aunque realizara el mejor de mis empeños.
-El personaje central, Ulrich, parece reconocer un estilo de sociedad decadente la cual no logra actualizar su legado histórico a los grupos más jóvenes ¿Por qué el personaje no logra empaparse del extraordinario esfuerzo que se pretende dentro de la “acción paralela” por ejemplo?
-Si miramos con atención, Ulrich, resulta ser una persona tremendamente brillante, pero relativamente joven dentro de su círculo. Esto le facilita entender el lenguaje de los jóvenes “desencantados” de la sociedad europea. Su lucidez, le permite tener una actitud crítica hacia ambos mundos.
-¿Fue su intención, dejar de manifiesto la desconfianza que comenzaba a instalarse dentro de una sociedad anquilosada por las monarquías en Europa?
-La novela señala, por ejemplo, las desconfianzas que nacen en las relaciones entre el imperio austrohúngaro y el alemán; pero también se intentó indicar el impacto que comenzaba a tener el desarrollo tecnológico en la sociedad europea. Cualquier duda que naciera, se intentaba explicar a través de la ciencia o la tecnología. Esto a la larga, entregaba un sentimiento de deshumanización, al que muchos se oponían con violencia.
-Algunos lectores, en los que me incluyo, ven un guiño incestuoso entre, Ulrich, y su hermana, Agathe, durante el desarrollo de sus debates y conversaciones.
-A simple vista es cierto, pero si utilizamos una mirada universal, se trata más bien del intento de tregua necesaria al interior de una sociedad que es representada por aquellos hermanos en ese momento. Alcanzar un sentido de amor y piedad, es lo que los impulsa finalmente a intentar un diálogo creativo. Inclusive, mucho más efectivo que la denominada “Acción paralela” hasta ese momento.
-¿Y Moonsbrugger?
-Instala la catarsis en una sociedad enferma. Quedé en deuda con Moonsbrugger.
-Agradezco su tiempo, señor Musil.

Nota:
Entrevista realizada en un planetoide cercano a la estrella Eta Carinae, en la nebulosa de Carina. Por razones de espacio-tiempo, la fecha pierde sentido.

8 comentarios:

ANABEL dijo...

¿Señor Musil? Nunca había pensado que el periodo de entreguerras, fuera una tregua inusualmente extensa. ES una forma muy interesante de plantearse las cosas.
Por cierto, ¿para conseguir una entrevista como esta, es necesario ir tan lejos? Todos sabemos la gran distancia que existe desde la tierra a las estrellas y planetóides. ¿Se están convirtiendo los autores en unos auténticos divos?
Besos

Ferragus dijo...

Hola, Anab.
Sí, creo que estos escritores se están transformando en divos (Ja, Ja, Ja…) Imposible cruzar una palabra con ellos.
Un beso cariñoso, amiga.
PS
Dime: ¿Hay nieve en Cáceres?

Apostillas literarias dijo...

Musil, para García Ponce, es el mejor escritor del siglo XX. No es divo, es Escritor, así, con mayúscula.

Y hasta que murió tuvo el reconocimiento que merecía. Qué cosas...

Ferragus dijo...

Sin lugar a duda, Musil, pertenece a ese grupo de grandes escritores del siglo veinte. Austria, puede estar orgullosa de su hijo.
Tu visita es grata, Magda. Un beso.

SBM dijo...

No he leído nada del Sr. Robert Musil, pero visto que proyecta su obra desde el infinito ("y más allá") habrá que tenerlo en cuenta. ¿Te has planteado, seguir haciendo ese tipo de entrevistas con otros personajes?
Un saludo

Ferragus dijo...

Qué tal, estimado amigo. Te he de contar, que tengo una entrevista realizada a Publio Ovidio, a orillas del Ponto, un par de años antes de su muerte. Veremos si la publico.
Espero, tengas la oportunidad de leer a Musil, Reconozco que me genera impotencia no leerlo del alemán. Pero bueno. Confiemos en la traducción.
Siempre me alegra saber de ti.

Un abrazo, SBM. Ten salud.

Apostillas literarias dijo...

No solo Austris, F, el mundo literario está orgulloso de Musil.

Ferragus dijo...

Tienes razón, Magda, es más justo hablar del orgullo mundial que despierta Musil. Gracias por tu visión.

Un beso, Magda.