martes, marzo 06, 2012

Viceversa

Se quedaron mirando largo rato; sintieron que el inexorable momento estaba próximo y no se haría esperar. Juntaron sus cuerpos con el secreto anhelo de fundirse en uno y huir lejos de allí.
-Vamos. –Dijo consolándose- Después de todo, no creo que sea tan terrible partir.
Relajó toda su conciencia; anuló toda actividad de su ser, y simplemente, nació.

7 comentarios:

Diego dijo...

me gusta la idea, aunque, personalmente, en temas de amor, nunca creí que 1+1 dieran 1, sino que apuesto por la individualidad
un abrazo

Ferragus dijo...

…y te encuentro toda la razón en ese guarismo amoroso; sin embargo, intuí algo diferente en aquellos seres.
Mí amistad, Diego.

Paloma Ossandón dijo...

Ooooooooooouuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (L)
Bello!
Cariños inmensos!

Paloma Ossandón dijo...

Es bello en ambas direcciones. Well done!
Muac

Ferragus dijo...

Qué grata sorpresa leer tus líneas, Paloma. Quedo agradecido de tu valoración al texto.
Mi amistad y genuino aprecio. Besos.

Laura dijo...

Justo cuando parecía, más bien, que llegaba el alivio de la muerte...

Ferragus dijo...

Ya ves, Laura; todo sucedía al otro lado de esto. No negaré el hecho de haber quedado largo momento iterando en la idea que promueve tu palabra “alivio”
Gracias por tu visita, amiga. Un beso desde el Sur.