martes, diciembre 21, 2010

En amor

Perdona si dudo de tu sonrisa,
siempre proviene de un silencio.
Me toma por sorpresa y no me gusta: ya estoy viejo para eso.

9 comentarios:

Ferragus dijo...

Luego se piensa que estoy en contra de lo ‘edulcorado’

Zafiro Antonia dijo...

¿Ves? ahora sí.

SBM dijo...

No es para nada edulcorado.

Salud y felices fiestas

Ferragus dijo...

Alegran tus posibilidades, Zafiro.

Ferragus dijo...

Estimado SBM, tu visita por estos lados es gratificante. No sé de dónde saqué que el texto tiene un tono edulcorado; al principio así me pareció, pero ahora… En fin; tus palabras, estimado, se agradecen y retribuyen. Mis mejores deseos para ti al finalizar otro ciclo; hazlo extensivo para todos aquellos a quienes amas.

Un abrazo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Mis mejores deseos también para ti. Aunque el invierno te queda lejos y no hay nieve al otro lado de tu ventana que te haga pensar en el poder magnífico de la naturaleza y su belleza arrolladora, también habrá para ti un resquicio de silencio que te ayude a pensar, a crear, a fantasear.
Y nunca se está viejo para la sorpresa, nunca.

Ferragus dijo...

Gracias por tus palabras Cecilia. Espero seguir contando con la posibilidad de tu balcón, y de la mirada que en él propones.

Saludos y los mejores deseos.

Lez. dijo...

esto me hizo sonreír.

Ferragus dijo...

Tu sonrisa es alegría para mí. Vuelve.
Saludos para ti, Lez.