jueves, febrero 19, 2009

Intermedio V

Tengo siete libros pendientes… ¡siete! Esto no puede continuar así. He de poner coto y medida.
Quizá, a usted, le pasa algo parecido: Visita los blog de sus amigos y comienza un viaje que bien podría tomarle horas. Sobre todo cuando tiene una lista de blog que merecen ser visitados y leídos con detención (como los que visito a diario)
Lo invito a visitar la lista de mis amigos, y podrá darse cuenta, querido y avispado lector, que en cada uno de ellos, radica un alma creativa y vital. A ellos les debo, inclusive, el ánimo implícito que dan, cuando el mío decae.
Bien, tengo que empezar con la lectura. Les dejo unas líneas con mucho cariño. Nos vemos.


Lo que pasa,
es que mi memoria está en sujeción a estos paisajes.
Se encuentra mágicamente errante,

entre quebradas y ventisqueros.
La cobija la vastedad salobre del desierto;
se ríe junto a llamas y flamencos.

6 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo también tengo libros pendientes. Muchos. Pero hay escitos que no llegan al papel y sin embargo merecen una lectura. Aunque la pantalla del ordenador sea menos nítida que la hoja del libro.
Seguiremos viajando de un continente a otro buscando esos escritos.

Ferragus dijo...

Entrega mucha energía tu visión, Cecilia.
Luego me cuentas tu secreto, para lograr leer también tus libros.
Me gusta la propuesta de seguir viajando entre continentes y buscar aquellos textos ¡vamos por ellos! Un saludo grande.

Besos.

Natalie Sève dijo...

Tus últimas líneas, me han traido de golpe los colores intensos de un desierto que no visito hace años, pero con el que a veces me topo por dentro.
Gracias.
Un abrazo!
Natalie.

Ferragus dijo...

Gracias a ti, Natalie. Podría asegurar, que la memoria de tu piel, retiene los aromas y colores de un desierto que te añora.

Un beso, Natalie.

SBM dijo...

Libros pendientes, asuntos pendientes... hay tantas cosas por hacer, por decir, por leer...
Menos mal que eres valiente, a mi en muchas ocasiones me da vértigo
Un saludo afectuoso amigo

Ferragus dijo...

Siempre oportuna y acertada visión, estimado amigo. Vértigo, eso provoca. Pero vamos, ambos sabemos que lo importante no es cuánto falta sino cuánto se ha hecho.
Ha sido muy gratificante leer tu comentario.

Ten salud.